Las 10 claves del Real Decreto-ley para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo (RDL 28/2018, de 28 de diciembre)

El RDL 28/2018, de 28 de diciembre, aborda la revalorización de las pensiones y otras prestaciones públicas en el año 2019 y el incremento del tope máximo y de las bases máximas y mínimas de cotización de los diferentes regímenes del sistema, así como la fijación de los nuevos tipos de cotización. Incluye también medidas para luchar contra la precariedad en el empleo, así como reformas que afectan a los trabajadores autónomos.

Esas son las principales medidas:

  1. Pensiones del Sistema de la Seguridad Social, de clases pasivas del Estado y de otras prestaciones sociales

– El 1 de enero de 2019 se aplicará una revalorización inicial del 1,6% a las pensiones contributivas del Sistema y del 3% para las mínimas y SOVI y para las pensiones no contributivas (art. 1 y Anexos).

– Paga de compensación por la desviación de la inflación en 2018. Abono antes del mes de abril de 2019 de una paga por la diferencia entre la revalorización del 1,6% que se aplicó en 2018 y el 1,7%, resultado de calcular la media de los índices mensuales de los últimos 12 meses (art. 2).

– Pensión de viudedad. A partir de la nómina de enero, la pensión de viudedad se calculará aplicando el 60% de la base reguladora. Esta subida beneficia a las personas con 65 o más años y que no perciben ingresos por trabajo ni otras pensiones (DA 7ª y DF 6.ª y 7ª). En el caso de que sean pensiones complementadas a mínimos, no percibirán variación en la paga, ya que el Estado complementa adicionalmente su pensión hasta el mínimo que se determina.

  1. Trabajadores autónomos

– Obligatoriedad de la cobertura de todas las contingencias: comunes (enfermedad común y accidente no laboral) y profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional), cese de actividad – prestación que duplica su periodo de duración- y formación y prevención, con la excepción del Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (DF 2ª.16 a 25, DF 3ª). Esta cobertura, ahora ampliada, se articula a través de la gestión realizada por las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social.

– Aportaciones de los autónomos: se establece para 2019 un incremento del 1,25% en la base mínima de cotización, que se fija en 944,40 euros. El tipo de cotización, se establece en el 30% en 2019, el 30,3% en 2020, 30,6% en 2021 y 31% en 2022 (art. 6 y DT 2ª).

– Tarifa plana. Durante los primeros 12 meses: si se cotiza por base mínima, 60 euros (51,50 contingencias comunes; 8,50 contingencias profesionales); si se cotiza por encima de base mínima, se reduce la cuota por contingencia común un 80%.

A partir del mes 13 al 24: se aplican reducciones sobre la cuota que correspondería (DF 3ª.2). Se amplía también la tarifa plana de los trabajadores encuadrados en el sistema especial agrario (DF 3ª.3).

– Nuevo tipo de infracción laboral grave (multas de entre 3.126 y 10.000 euros) para prevenir la posible utilización de la figura del falso autónomo (DF 4ª).

– Beneficios en la cotización a la Seguridad Social aplicables a los trabajadores por cuenta propia agrarios (DF 3ª.3 y 5).

– Trabajadores por cuenta propia que ejerzan su actividad a tiempo parcial. Se aplaza la entrada en vigor de lo previsto en los artículos 1.1, primer párrafo; 24, segundo párrafo; y 25.4 del Estatuto del Trabajo Autónomo (DA 2ª).

  1. Cotización Régimen general

– Se incrementa en un 7% la base de cotización máxima, que se sitúa en 4.070,10€ (art. 3).

– La Tarifa de Primas de cotización por contingencias profesionales, el tipo mínimo pasa del 0,9% al 1,5% (DF 5ª).

– Inclusión obligatoria en el Régimen General de la Seguridad Social de quienes participen en programas de formación, prácticas no laborales o prácticas académicas externas (DA 5ª).

– Suspensión del sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales por disminución de la siniestralidad laboral (DA 3ª).

  1. Sistema Especial de Empleados de Hogar

– Se establecen bases de cotización en función de 10 tramos de retribuciones, el último se deja para que la base sea el salario percibido. Además, se fijan las horas máximas que se podrán realizar en cada tramo, de acuerdo al SMI (art. 4.1).

– Se mantiene la reducción del 20% en las cotizaciones por las personas que trabajan al servicio del hogar, así como la bonificación de hasta el 45% si es familia numerosa (art. 4.2).

– Se reduce el periodo transitorio para la equiparación completa con el resto de trabajadores del Régimen General y cotizar por el salario real, que será efectivo el 1 de enero de 2021 (DF 2ª.29).

  1. Contratos de duración igual o inferior a 5 días

En los contratos de duración igual o inferior a 5 días, el recargo sobre la cuota empresarial pasa del 36 al 40 por ciento (DF 2ª.4)

Se regula también una mejora de la protección social de estos trabajadores (nuevo artículo 249 bis LGSS) para aplicar a los días efectivamente trabajados y cotizados un «coeficiente de temporalidad», que se corresponde con el incremento en la cotización antes señalado (DF 2ª.7).

  1. Jubilación

– Se prorroga hasta 2020 la jubilación con los requisitos y condiciones previos a la Ley 27/2011 de aquellas personas cuya relación laboral se haya extinguido antes del 1 de abril de 2013, siempre que después no estén incluidos en algún régimen de la Seguridad Social. También para las personas fueron despedidas en convenios colectivos o en expedientes de regulación de empleo antes del 1 de abril de 2013 (DF 2ª.28).

– Se modifica el Estatuto de los Trabajadores para que los convenios colectivos puedan establecer cláusulas que posibiliten la extinción del contrato de trabajo por cumplimiento de la edad legal de jubilación -la conocida como “jubilación obligatoria”- siempre y cuando tengan derecho al cien por cien de la pensión de jubilación (DF 1º).

  1. Protección por desempleo

– Subsidio Extraordinario por Desempleo. Se prorroga indefinidamente en tanto se culmina un nuevo modelo estructural de protección por desempleo asistencial (DD Única.2,d).

– Subsidio por desempleo o renta agraria en el régimen de trabajadores temporeros. Se reduce el número mínimo de jornadas requeridas para acceder, pasando de 35 a 20 jornadas, para paliar las dificultades de su acreditación para tener derecho a la protección como consecuencia de las lluvias torrenciales ocurridas el pasado mes de octubre en las provincias de Sevilla, Cádiz y Málaga (art. 11).

– Protección por desempleo en el caso de determinados contratos para la formación y el aprendizaje (DT 5ª).

  1. Incentivos a la contratación vinculados a la tasa de desempleo

Se derogan expresamente las medidas contractuales e incentivos a la contratación vinculadas a una tasa de desempleo superior al 15% (DD Única.2):

– El contrato indefinido de apoyo a emprendedores,

– La posibilidad de celebrar contratos de formación y aprendizaje con personas de entre 25 y 30 años y los incentivos a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa,

– La contratación indefinida de un joven por empresarios autónomos.

– Los incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven

– El contrato al primer empleo joven y los incentivos a los contratos en prácticas.

  1. Salario Mínimo Interprofesional

Se incorporan normas para evitar que el incremento del 22,3% afecte a conceptos no salariales incluidos en normas no estatales, convenios colectivos o contratos privados, evitando distorsiones indirectas indeseables. Así, las referencias contenidas, por ejemplo, en las normas locales y autonómicas referidas al SMI y los pactos entre privados referenciados a ese importe no se verán afectados directamente por la subida del salario mínimo, aplicándose las normas de derecho transitorio previstas y habituales en otros reales decretos de incremento del SMI (art. 12).

  1. Sistema Nacional de Garantía Juvenil

Derogación de la medida de acompañamiento al salario de los jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil que suscriban un contrato para la formación y el aprendizaje (DD Única.2, e) y DT 8ª).

Modificaciones normativas:

– Estatuto de los trabajadores: DA 10ª.

– Ley General de la Seguridad Social: arts. 83.1, 102, 146 (nuevo apartado 4), 151, 170.1, 196.2, 249, 249 bis (nuevo), 308, 311.1, 313.1, 316.1, 317, 321, 325, 327.1, 329, 337.1 y 4, 338, 340.2, 433, 347.1, 350, DA 1ª.1 y 2, DA 28, 29 y 30 (nuevas), DT 4ª.5, DT 16.

– Estatuto del Trabajo Autónomo: arts. 26, 31, 31 bis (nuevo), 32, 32 bis (nuevo), 38 bis, DA 3ª y DA 4ª.

Derogaciones expresas:

– Artículo 4 y DT 9ª Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.

– Artículos 9, 10, 11, 12 y 13, DA 9ª y DT 1ª Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.

– Apartado 2 de la DA 2ª, apartado 1 de la DT 2ª y DT 9ª del Estatuto de los Trabajadores.

– Apartado 7 de la DA 27 de la Ley General de la Seguridad Social.

– DA 120 y DA 121 de la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Entrada en vigor: 1 de enero de 2019

 

El salario mínimo interprofesional se eleva a 900 euros

El salario mínimo interprofesional para 2019 será de 30 euros/día o 900 euros/mes. Supone un incremento del 22,3% respecto de 2018

El Real Decreto 1462/2018, de 21 de diciembre, establece las nuevas cuantías de salario mínimo que deberán a regir a partir de 1 de enero de 2019, tanto para los trabajadores fijos como para los eventuales o temporeros, así como para los empleados de hogar.

El artículo 1 de dicho RD fija el SMI en 30 euros/día o 900 euros/mes, según el salario esté fijado por días o por meses.

Estas cuantías suponen un incremento del 22,3% respecto a las de 2018.

Recordamos que en el salario mínimo se computa exclusivamente la retribución en dinero. Por lo tanto, el salario en especie no puede disminuir esa cuantía íntegra en dinero.

Y hay que tener en cuenta que el salario se entiende referido a la jornada legal de trabajo en cada actividad, sin incluir en el caso de salario diario la parte proporcional de los domingos y festivos. Si se realiza una jornada inferior se percibirá a prorrata.

En relación a los complementos salariales (a los que se refiere el art. 26.3 ET), el artículo 2 de este RD, establece que se adicionarán al SMI según lo establecido en los convenios colectivos y contratos de trabajo.

Las reglas de compensación y absorción vienen recogidas en el art. 3:

– La revisión del salario mínimo interprofesional no afectará a la estructura ni a la cuantía de los salarios que viniesen percibiendo los trabajadores cuando tales salarios en su conjunto y en cómputo anual fuesen superiores a dicho salario mínimo.

A tales efectos, el salario mínimo en cómputo anual que se tomará como término de comparación será el resultado de adicionar al salario mínimo fijado en el artículo 1 los devengos a que se refiere el artículo 2, sin que en ningún caso pueda considerarse una cuantía anual inferior a 12.600 euros.

– Estas percepciones son compensables con los ingresos que por todos los conceptos viniesen percibiendo los trabajadores en cómputo anual y jornada completa con arreglo a normas legales o convencionales, laudos arbitrales y contratos individuales de trabajo en vigor en la fecha de promulgación de este real decreto.

En relación a los trabajadores eventuales y temporeros cuyos servicios a una misma empresa no excedan de 120 días, el salario mínimo queda fijado en 42,62 euros por jornada. Asimismo, para los empleados de hogar que trabajen por horas, en régimen externo, el SMI será de 7,04 euros por hora efectiva trabajada.

Tampoco para estos trabajadores en ningún caso el salario en especie puede dar lugar a la minoración de la cuantía íntegra de dinero por día u hora trabajada.

Este RD incluye una disposición transitoria que limita la afectación de la nueva cuantía en algunos ámbitos.

La intención del Gobierno con esta subida es obvia, pero está siendo criticada por los empresarios por el consecuente incremento de costes laborales, que afectará especialmente a las pymes y los autónomos.

El Banco de España considera que el incremento del 22% del SMI podría afectar a 190.000 puestos de trabajo en forma de reducción de jornada laboral o incluso de supresión del contrato.

En relación a los trabajadores autónomos hay que tener en cuenta que, aunque esta subida no implique un aumento de la cuota a la Seguridad Social de los mismos, sí conlleva un incremento importante de los costes por contratado.

En cambio, los defensores de esta medida recuerdan que la subida salarial es exclusivamente para aquellos trabajadores que cobren el salario mínimo interprofesional y, por lo tanto, no supone una subida generalizada, puesto que grandes colectivos están por encima de ese salario.

La propia OCDE considera que la subida del salario mínimo es buena por evitar que haya empleos de extrema precariedad.

Según datos de Empleo, los beneficiarios de esta subida serían unos 1.327.000 trabajadores asalariados del sector del comercio, reparación de vehículos, actividades administrativas, y empresas de servicios mayoritariamente, y 700.000 trabajadores de los regímenes especiales de Empleados del Hogar y Agrario.

Es precisamente el sector agrario donde el Gobierno reconoce que puede haber destrucción de empleo como consecuencia de esta subida, por lo que ha anunciado que ya está en contacto con los empresarios de este sector para valorar cómo compensar este efecto.